Blog

¡Malditos Roedores!

¡Malditos Roedores!

La insidia con la que el gato Jinks persigue a los ratones Pixie y Dixie nos hace sospechar que añade de su cosecha más fuerzas psíquicas de las que necesita como depredador. Parece que Jinks no se limita a obedecer a su instinto de cazador y proyecta otros conflictos internos cuando acecha a los ratones. Los llama malditos y miserables cuando ellos simplemente se limitan a sobrevivir escapando de sus garras..
Posted by BernardoOrtin, 0 comments
Los Niños Invisibles: La Vida de Dolores

Los Niños Invisibles: La Vida de Dolores

Dolores tiene una idea nítida acerca de cómo debe ser su familia, su relación de pareja y la forma sincera de hablarse entre padres e hijos. Se ensimisma con este monólogo interno y lo piensa y repiensa continuamente. Ni siquiera le hace falta que ocurra lo que sueña, parece que tiene bastante solo con pensar en todo esto..
Posted by BernardoOrtin in Los Niños Invisibles, 0 comments
Los Niños Invisibles: La Congelación de Efraín

Los Niños Invisibles: La Congelación de Efraín

Efraín no hacía ningún esfuerzo por caer bien. No es que fuera antipático, pero nunca veía a nadie ni se dirigía intencionadamente a ninguna persona, derramaba despistadamente la sopa encima de cualquiera que se encontrara en su camino y tropezaba indolente con las sillas y muebles que encontraba a su paso..
Posted by BernardoOrtin in Los Niños Invisibles, 0 comments
Los Niños Invisibles: El sueño de Ascensión

Los Niños Invisibles: El sueño de Ascensión

Me duermo con esa sensación en mi pecho que se expande por todo el cuerpo. Siento un ahogo que anuncia un peligro inminente que amenaza mi vida, pero no sé a qué. Anochece, la luz del mundo se apaga mientras se enciende la de la pantalla de mi imaginación..
Posted by BernardoOrtin in Los Niños Invisibles, 0 comments
Los Niños Invisibles: La Extra-Vagancia de Secundino

Los Niños Invisibles: La Extra-Vagancia de Secundino

Secundino tenía una gran facilidad para ponerse en el lugar del otro. Sentía como propio cualquier dolor ajeno. Había días en que ni siquiera le daba tiempo para pensar en sí mismo porque iba enganchando sin tregua opiniones y emociones de los demás..
Posted by BernardoOrtin in Los Niños Invisibles, 0 comments
Los Niños Invisibles: Lucio y Su Única Perspectiva

Los Niños Invisibles: Lucio y Su Única Perspectiva

De muy niño en algunas mañanas de verano me acostaba en el suelo con la cara apoyada en el piso fresco. Desde ahí veía barrer a mi abuela protegido por una distancia cómoda. Observaba pequeñas áreas del piso que la abuela olvidaba barrer y que siempre acababa por recorrer si yo tenía la suficiente paciencia y le dejaba ejecutar una segunda pasada con la escoba..
Posted by BernardoOrtin in Los Niños Invisibles, 0 comments
Los Niños Invisibles: Alba y La Geografía del Miedo

Los Niños Invisibles: Alba y La Geografía del Miedo

Alba vivió una niñez aislada, una desconocida enfermedad la mantuvo ensimismada. Se curó con medios primitivos, no se sabe quién la ayudó. Pasó la pubertad como una convalecencia de su infancia. De aquello le quedó la costumbre de observar su cuerpo. Se entrenó en cosas como saber qué músculo es el primero en moverse para ponerse de pie, para tumbarse, para componer su equilibrio, qué zonas musculares intervienen en la lucha cuerpo a cuerpo y qué otras debe relajar para sacar ventaja en el combate. Fue una luchadora prácticamente imbatible en los juegos y cuando le tocó medirse de verdad su problema era otro: le desagradaba de igual modo vencer como ser vencida..
Posted by BernardoOrtin in Los Niños Invisibles, 0 comments
Los Niños Invisibles: La Abstinencia de Blanca

Los Niños Invisibles: La Abstinencia de Blanca

Nunca es tarde para tener una buena infancia. (Milton Erickson) Blanca se dedicaba a la prostitución y a ayunar, alternativamente. Tenía un aspecto virginal, lo cual no le había impedido tener un hijo. Esto no era de extrañar dada la influencia religiosa en la que había sido educada. Las monjas del hospicio le habían hablado de estos misterios.
Posted by BernardoOrtin in Los Niños Invisibles, 0 comments